sábado, 3 de agosto de 2019

Actividades para realizar con la calculadora de la huella de carbono

CAMBIO CLIMÁTICO GLOBAL
  1. Mira los videos de la publicación Hablemos del Cambio Climático Global
    • ¿Qué es el Cambio Climático Global?
    • ¿Por qué es importante identificar las fuentes de emisiones y los sumideros de CO2?
    • ¿Por qué es importante conocer la propia huella? ¿Comó la averiguo?
    • ¿Por qué es necesario disminuir la propia huella?
  2. ¿Cómo aplico la calculadora de la huella del carbono en el aula?
      • ¿Quién la diseñó?
      • ¿Cuál es la entidad educativa que avala la calculadora del carbono?
      • Al usar la calculadora verán cómo pueden medir su huella y modificarla, por ahora podrán decir ¿qué es la huella?
      • ¿Qué tengo que tener en cuanta para usar la calculadora?
      • ¿Cómo paso a la siguiente sección?

ENLACE PARA VER LA CALCULADORA 
Material de apoyo para el taller sobre la calculadora 

Para cada sección se podrían plantear diferentes problemas

VIVIENDA
Relación al consumo energético según los diferentes dispositivos presentes, por lo general, en una vivienda

  1. ¿Por qué relacionan el consumo energético de los diferentes electrodomésticos de una vivienda con las emisiones de CO2?
  2. ¿En la lista de dispositivos eléctricos de la calculadora se encuentran todos los que posees en tu casa? ¿Cuáles faltarían?
  3. Consulta la sección "Cómo se diseñó la calculadora", allí encontrarás un enlace a una tabla que muestra el consumo promedio de los electrodomésticos. En el material que se señaló hay una lista donde puede estar lo que necesitarías agregar. Tambien busca en las etiquetas de los electrodomésticos y en la guía del usuario
  4. Con los datos obtenidos puede modificar la calculadora para que sea más cercana a tu realidad. Para ello piensa que si tal electrodoméstico de tal potencia su huella es x, entonces para esta otra potencia... 
  5. Si no desea modificarla debe tener en cuenta que la huella obtenida en esta sección debe ser mayor al valor obtenido, al no incluir todos tus dispositivos de emisión de CO2 
  6. En la tabla sobre lamparitas ¿Por qué se tiene en cuenta la cantidad de habitantes de la casa?
  7. ¿Qué cambios consideras necesarios hacer con respecto al uso de los dispositivos eléctricos para disminuir tu huella?


ACLIMATADORES
  1. ¿Qué tipo de energía utiliza cada uno de ellos?
  2. ¿Por que se los consideran  fuentes de emisiones de CO2?
  3. ¿Por qué en el cálculo de las emisiones sólo se tendrán en cuenta 90 días?
  4. ¿En la lista de aclimatadores de la calculadora se encuentran todos los que posees en tu casa? ¿Cuáles faltarían?
  5. Consulta la sección "Cómo se diseñó la calculadora", allí encontrarás un enlace a una tabla que muestra el consumo promedio de los electrodomésticos, algunos de ellos son aclimatadores. En el material que se señaló hay una lista donde puede estar lo que necesitarías agregar. Tambien busca en las etiquetas de los mismos y en la guía del usuario
  6. Con los datos obtenidos puede modificar la calculadora para que sea más cercana a tu realidad. Para ello piensa que si tal artefacto eléctrico de tal potencia su huella es x, entonces para esta otra potencia... 
  7. Si no desea modificarla debe tener en cuenta que la huella obtenida en esta sección debe ser mayor al valor obtenido, al no incluir todos tus dispositivos de emisión de CO2 
  8. En la tabla de esta sección ¿Por qué se tiene en cuenta la cantidad de habitantes de la casa?
  9. ¿Qué cambios en tus decisiones diarias sugieres para disminuir tu huella?
    TRANSPORTE y VACACIONES

    Recorridos realizados semanalmente
    1. ¿Por qué hay opciones que marcan como nulas o cero en las emisiones de CO2?
    2. ¿Qué tipo de energía utilizan los diferentes medios de transporte? ¿Por qué se los relaciona con las emisiones de CO2?
    3. ¿Qué cambios incluirías en tu elección de transporte sugieres para disminuir tu huella?
    DIETA
    1. Teniendo en cuenta el circuito de producción desde las materias primas hasta las casa de cada uno:
      • ¿Qué tipo de alimentos necesitó más pasos? 
      • ¿Cómo relaciones ese dato con la huella de cada uno de ellos?
    2. Elabora un registro de los alimentos consumidos en una semana y junto a la tabla de emisiones por kg de alimento que puedes obtener en la sección "Cómo se diseñó la calculadora" modifica la sección DIETA para que sea más acorde a tu realidad. 
        • Hay que tener en cuenta cuántos gramos es una porción.
    3. ¿Qué tipo de dieta emitirá menos CO2? ¿Por qué?
      • A- Hortalizas y frutas son el 50%, y se complementa lo faltante con carnes, leche y diversos lácteos
      • B- Muy pocas hortalizas  y pocas frutas, mucha carne y varios snack 
      • C- Casi no consume vegetales crudos ni frutas, en su mayoría son snack y combos de la hamburguesería de moda
      • D- Hortalizas y frutas son el 75%, y se complementa lo faltante con carnes, huevo, leche y diversos lácteos
      • E-Hortalizas y frutas son el 75%, y se complementa lo faltante con huevo, leche y diversos lácteos
    4. ¿Qué modificarías en tu dieta para que sea más equilibrada y además tenga una menor huella?
    Tabla Emisiones de gases de efecto invernadero en 1 kg de alimento listo para ser consumido: indica la procedencia del producto y el modo de transporte principal por González y Carlsson-Kanyama (2008)


    PAPELES

    Los residuos sólidos urbanos son muy variados, y es complejo obtener la huella de tal diversidad, por eso sólo se tuvo en cuenta papeles. Por lo tanto, tu huella es mayor si consideras el cantidad y tipos de residuos que generas del valor obtenido en esta sección 
    1. ¿Cuántas veces haces un bollito con tu hoja porque algo no salió bien?
    2. ¿Cuántas hojas usas para garabatear?
    3. ¿Cuantas hojas encuentras tiradas alrededor de tu silla al inicio de la clase a las 7:20 de la mañana? ¿Cuántas hay al final de la jornada?
    4. De la lista de papeles propuesta en la calculadora, ¿cuáles faltarían?
    5. ¿Cómo calcularías su gramaje? Si obtienes ese dato puedes modificar la calculadora e incluir ese otro tipo de papel
    6. ¿Qué cambios en tus decisiones diarias sugieres para disminuir tu huella?

    RESULTADOS

    Los resultados están presentados mediante diferentes gráficos (de torta y de barra), y además,  una tabla. Esto permite comparar las diferentes fuentes de emisiones por secciones.

    ¿Cuál es la fuente mayor de emisión en tu huella? 
    ¿Qué acciones cotidianas modificarías para disminuir tu huella?
    Si no puedes modificar las emisiones, ¿qué otro tipo de acciones podrías hacer para disminuir tu huella?

    APLIQUEMOS LO APRENDIDO
    1. Lee la siguiente publicación El INTI implementa medidas para reducir el consumo de energía en la Base Marambio
      • ¿De qué forma proponen disminuir la huella de carbono en la Base Marambio?
    2. ¿Que tipo de propuestas harías a tu gobernador/a para cambiar la forma de obtención de energía y disminuir la huella del carbono?
    3. Te piden que diseñes un pueblo, ¿qué recomendarías para que este emita la menor cantidad de CO2? ¿Qué sugerencias le darías a la población para que su huella sea la menor posible?

    domingo, 21 de julio de 2019

    El INTA instala un sistema hidropónico en la Antártida



    Un equipo de investigadores –integrado por especialistas del INTA Santa Cruz y de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral– avanza en el emplazado de un módulo que permitirá el cultivo de vegetales de hoja verde. A fin de año, esperan tener las primeras plantas en producción.


    Técnicos del INTA en la Base Marambio

    Investigadores del INTA Santa Cruz y de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, con el apoyo del Comando Conjunto Antártico, avanzan en la instalación del Módulo Antártico de Producción Hidropónica para la Base Marambio, en la Antártida. Este sistema, en cuyo desarrollo y planificación se trabaja desde 2015, permitirá el cultivo de vegetales de hoja verde durante todo el año, clave para mejorar la dieta de la dotación del personal científico y militar.

    Jorge Birgi, especialista en producción hidropónica del INTA Santa Cruz, señaló que “el proyecto consiste en equipar con tecnología hidropónica un contenedor marítimo de seis metros de largo, que contará con dos sectores de producción con tres niveles cada uno (seis niveles en total) y un sistema de monitoreo y relevamiento remoto de datos”.

    Desde la Base Marambio, Birgi informó que “en este momento, nos encontramos finalizando la construcción e instalación de la infraestructura de producción, el tablero eléctrico y la electrónica del sistema, que permitirá automatizar el módulo y optimizar su funcionamiento”.

    Birgi explicó que “lograr que vegetales de hoja verde crezcan en uno de los climas más extremos del planeta representa un gran desafío”, y agregó: “No sólo por las cuestiones logísticas y climáticas del lugar, sino por las estrictas normas para la preservación del ambiente, que incluyen la imposibilidad de utilizar el suelo y el correcto tratamiento de los residuos generados por los cultivos”.


    La propuesta de producción de verduras en la Antártida es de suma importancia para los integrantes de las dotaciones de la base, debido a que resulta difícil acceder a este tipo de productos en forma regular ya que se encuentra limitado a las condiciones meteorológicas y oportunidades de cargar en las aeronaves que operan en este sector. “Con este proyecto, se espera que el personal de la base pueda producir alimentos frescos y de calidad”, expresó Birgi.


    En este sentido, el especialista del INTA comentó que las semillas serán monitoreadas y tratadas por el laboratorio de fitopatología del INTA Mendoza, que servirá de apoyo al proyecto para garantizar la sanidad de los cultivos.

    El sistema hidropónico desarrollado representa una muy buena alternativa de producción, ya que es muy eficiente en el uso del agua y permite un mayor control de los cultivos. De hecho, el equipo interdisciplinario espera tener las primeras plantas en producción, a fin de año.

    Las especies de vegetales seleccionadas responderán a la demanda de alimentos de la base. “Por ahora, incluimos, rúcula, lechuga, perejil, albahaca y acelga. Además, consideramos la posibilidad de incorporar alguna aromática como cilantro”, detalló Birgi.



    Con temperaturas que pueden llegar a los 40 grados bajo cero, en la Base Marambio los científicos argentinos realizan diversas tareas de investigación, apoyados en las capacidades logísticas y técnicas del Comando Conjunto Antártico.

    Fuente: INTA Informa (17-julio-2019), El INTA instala un sistema hidropónico en la Antártida, disponible en  https://intainforma.inta.gob.ar/el-inta-instala-un-sistema-hidroponico-en-la-antartida/

    jueves, 18 de julio de 2019

    El INTI implementa medidas para reducir el consumo de energía en la Base Marambio

    "Yo creía que el frío era psicológico, hasta que vine a la Antártida"

    Yo creía que el frío era psicológico, hasta que vine a la Antártida", dice Lucas Carol, el jefe de la Base Marambio. No hay mejor forma de resumir la sensación de frío eterno que experimentan quienes se mudan por un año al continente blanco. Pero, este invierno, las condiciones son distintas. No es que no haga frío. "En este momento, tenemos vientos helados de unos 120 km/h y 20 grados bajo cero que se sienten como - 45°", detalla Carol, en diálogo con LA NACIÓN desde el comando central la Antártida argentina. Sin embargo, cambios muy puntuales en la infraestructura de la base los tiene como protagonistas de un invierno con mejor calidad de vida: algo tan simple como el cambio de las ventanas del ingreso por unas adecuadas para temperaturas extremas y en la estructura que recubre al edificio, permitió que la temperatura interior pegara un salto de 36° grados: pasando de 18° bajo cero a unos confortables 18 grados sobre cero.

    No sólo eso: cuando se hayan cambiado las 118 ventanas de la base, esto permitirá reducir un 40% el gasto energético. Los resultados alientan a impulsar mejoras en la llamada calefacción pasiva de los hogares.

    Ocurre que realizar mejoras en el aislamiento térmico de una construcción, incluso si se trata de viviendas en una gran ciudad, permite bajar hasta un 30% el gasto en calefacción, explican los especialistas. De hecho, a partir de este año, los fabricantes de ventanas están obligados por las nuevas normas IRAM a colocar una etiqueta de eficiencia energética, como la de los electrodomésticos, que permita a quien la compra saber cuán efectiva es esa abertura para conservar la temperatura interior.

    Las viejas ventanas con marco de madera
    fueron reemplazadas por nuevos paneles fijos con triple vidrio

    Ventanas polares

    La prueba piloto en Marambio se hizo en el ingreso, donde está el museo. "Es la puerta argentina a la Antártida. Hasta el invierno pasado, hacía tanto frío como afuera. Teníamos que caminar con cuidado porque había hielo en el suelo y eran frecuentes las caídas y resbalones. Ahora, cuando se entra se siente el calor, como cuando uno llega a su casa", explica Carol. No solo eso. Hasta el año pasado, los cuadros del museo, que recorre los casi 50 años de historia de la base, sufrían las inclemencias de tiempo: los vidrios se partían y las láminas se mojaban. Los habitantes de la base debían andar vestidos con pesados buzos térmicos de entre 4 y 5 kilos, y mamelucos que se acartonaban por el frío. En las paredes había escarcha, como si el interior de una heladera y en el techo se formaban estalactitas de hielo, por la condensación de la humedad.

    "Este es un proyecto de modernizar la base y mejorar la eficiencia energética", explica Carol. "Para eso, atacamos la generación de energía y bajamos el consumo", agrega. Lo primero fue convocar a expertos. El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) aportó los especialistas que el invierno pasado viajaron a la Antártida e hicieron un relevamiento. "Las estructuras de Marambio estaban en estado de obsolescencia y el consumo energético en calefacción era excesivo, incluso teniendo en cuenta las condiciones de frío. Había mucha pérdida de calor por aislaciones con materiales poco eficientes", explica Tomás Bernacchia, director de Eficiencia Energética del INTI. "Cuando se apagaba la calefacción, en el sector de comedor y habitaciones la temperatura bajaba rápidamente de 18 grados a 10°, por falta de aislación térmica. La calefacción volvía a encenderse constantemente", explica.



    El problema no sólo estaba en las ventanas, que tenían marcos de madera y doble vidrio, en mal estado. Eran las mismas estructuras de 1969, cuando se inauguró la base. Los muros y cerramientos exteriores ocasionaban también una enorme pérdida de calor. Las paredes de la base Marambio son de aluminio. Algunas tienen cámara de aire y aislación térmica con polietileno expandido. Pero como el aluminio actúa como puente térmico, en invierno, cuando afuera todo es nieve y hielo, las paredes eran una heladera. En otras bases antárticas más modernas, se usa aluminio compuesto y materiales más nuevos, que tienen buen nivel de hermeticidad y aíslan.

    "La energía más eficiente es la que no se consume"

    Tres meses después de aquel primer viaje, los expertos del INTI volvieron con representantes de distintas empresas con eficiencia en el uso de materiales certificada, que estuvieran dispuestas a donar las estructuras para probar sus equipos en la Antártida. Tecnoperfiles aportó los marcos de PVC, que aíslan las ventanas, la empresa VASA aportó las ventanas de triple vidrio, diseñadas en conjunto con Climanet. La firma Isover se encargó de las aislaciones y Durlock, de los revestimientos.

    Las nuevas ventanas en el acceso a la base Marambio

    "La prueba de fuego se hizo en el acceso. Los resultados fueron inmediatos", dice Bernacchia. "La energía más eficiente es la que no se consume. Con pautas de diseño se puede hacer mucho para bajar el consumo.", agrega.

    "En el primer viaje, llevamos marcos y vidrios y se realizó el cambio en el acceso. Además, se hizo una capacitación para cambiar el resto de las 118 ventanas exteriores, ya que es la misma gente que vive en la base quien lo tiene que hacer. Se tienen que dar las condiciones climáticas: que no haga mucho frío, que no haya humedad y que el cambio se haga rápido, porque sino se enfría toda la base", dice la arquitecta Adriana López, jefa de proyectos de Tecnoperfiles.
    Del viento y el sol

    Este año se cambiaron todas las luces y se instalaron sensores de movimiento. Además, se compraron tres generadores más eficientes, que redujeron un 25% el consumo. En pocos meses, la reducción del gasto pagó los equipos. Además, están esperando al verano para instalar un generador de energía solar, que aportará el 9% del consumo, y un generador eólico, que se alimenta tanto de los fuertes vientos como de las bajas temperaturas para cubrir un 15% de la energía que requiere la base.


    Los especialistas del INTI trabajaron en el relevamiento y cambio de ventanas

    La reducción del consumo energético fue del 50%, explica Carol. Y como el sistema consume lo mismo cuando se ubica en un rango que va del 50% al 70%, se traspasó a electricidad todo lo que funcionaba a gas.

    "Sólo este mes ahorramos 15.000 litros de combustible, que significa unos tres millones de pesos", explica Carol. Esto, porque en las bases se utiliza el petróleo antártico, que es un combustible especial que es el único que no se congela, pero cuesta unos 225 pesos el litro.

    También se realizó un cambio en la compra de vestimenta para quienes viven en la base: se optó por una empresa nacional que produce indumentaria técnica especial para condiciones de frío extremo. "Dejamos de usar esos buzos de 4 o 5 kg, para usar unos que pesan apenas un un kilo y medio. Ahora nos vestimos sólo con tres capas. La primera piel es una camiseta térmica que evita el contacto de la piel con la transpiración. La segunda, vuelve a aislar el sudor y el buzo", detalla el jefe. "Acá, cuando hay un temporal salimos todos a palear nieve. Pasamos unas tres horas en el exterior. Antes, al transpirar la primera capa de ropa, corríamos el riesgo de que esas prendas se congelaran. En la Antártida aprendés que el frío no es psicológico. Tenés que tenerle respeto, porque acá el frío te mata", concluye.


    Evangelina Himitian (26-06.2019), "Yo creía que el frío era psicológico, hasta que vine a la Antártida", disponible en https://www.lanacion.com.ar/sociedad/yo-creia-frio-era-psicologico-vine-antartida-nid2261688

    domingo, 14 de julio de 2019

    Los rasgos climáticos más significativos - BASES ANTÁRTICAS ARGENTINAS


    El SMN provee en su página web muy buena información. Además, explica en ese sitio cómo interpretar las imágenes. A través del siguiente mapa se puede acceder a la información gráfica de temperatura y precipitación media para las principales localidades del país. 




    Mediante este mapa se puede ingresar a cada provincia,
    donde se detallará en algunas de sus ciudades
    la Información gráfica de Temperatura y Precipitación.

    Para ingresar a los datos de las Bases Antárticas Argentinas, en el mapa de arriba tocan en el punto rojo que marca la Antártida Argentina, y se abrirá el mapa de abajo donde permite ver la Información gráfica de Temperatura y Precipitación de Orcadas, Marambio, Esperanza, San Martín y Belgrano II




    Se consideró necesario incluir para cada una de las bases antes mencionadas la información obtenida en la web del SMN en la sección correspondiente a cada una de ellas sobre los rasgos climáticos más significativos de la zona en donde se encuentran, uniendo así los datos que se obtienen en ese sitio oficial.

    BASE ORCADAS

    Aspectos Climáticos

    A pesar de que las islas Orcadas del Sur se encuentran situadas al sur de 60ºS, poseen un clima de transición al clima frío polar, no participando del régimen polar. Sus condiciones climáticas están gobernadas por:

    • Su latitud geográfica, coincidente con el cinturón sub-polar de bajas presiones
    • Su proximidad al continente antártico
    • La presencia de la corriente fría del mar de Weddell
    • La influencia del océano Atlántico
    Por encontrarse estas islas sobre la ruta de la corriente fría del mar de Weddell y al ser barridas por la gran corriente de vientos del oeste propia de estas latitudes, el clima resultante es frío; más frío que el de la costa noroeste de la Tierra de San Martín y con un elevado porcentaje de días con bruma o niebla.

    Las condiciones meteorológicas pueden variar notablemente dentro del año y de un año a otro, en virtud del posicionamiento que tome el cinturón de bajas sub-polares y los anticiclones semi-permanentes del Pacífico y del Atlántico. En virtud de ello, los sistemas migratorios de baja presión pueden pasar por el norte o por el sur de las islas, con el consiguiente efecto sobre el clima. La posición del campo de hielos depende de esa trayectoria media de los ciclones. Cuando se encuentra hacia el norte, el borde del campo de hielos rodea a las islas y el tiempo resultante es frío, seco, con buena visibilidad. Cuando, por el contrario, la trayectoria de los ciclones se corre hacia el sur, se experimentan temperaturas templadas y los días son tempestuosos, con elevada nubosidad y reducida visibilidad. 

    Temperatura

    El régimen térmico se caracteriza por una onda anual simple que presenta un mínimo en julio, con una temperatura media igual a –9.4ºC, y un máximo en febrero, con un valor medio de 1.0ºC. En el verano (diciembre, enero y febrero), la temperatura máxima media es de 2.7ºC mientras que la mínima es de –1.1ºC. No obstante, durante esta estación del año, excepcionalmente, las marcas térmicas pueden ascender hasta 15.2ºC (como ocurrió en 1987) o descender hasta –7.9ºC (como ocurrió en 1966). En el invierno (junio, julio y agosto), la temperatura máxima media es de –4.9ºC mientras que la mínima media es del orden de –13.0ºC. Sin embargo, en forma excepcional, las marcas térmicas pueden ascender hasta 8.6ºC (año 1962) o descender hasta –44.0ºC (año 1972).

    En el gráfico superior se presentan las temperaturas máximas medias (rojo), medias (amarillo) y mínimas medias (azul), para el período 1961-1990.
    En el gráfico inferior se presentan la cantidad de días con precipitación mayor o igual a 0.1 mm (rombos verdes) y el total acumulado de precipitación mensual (barras azules), para el período 1961-1990.
    El asterisco (*) a la derecha del nombre, indica que se utilizó un período más corto dentro de 1961-1990 dado que no se contaba con información completa dentro del mismo.

    Viento


    Los meses menos ventosos son diciembre y enero (19 a 21 km/h, en promedio), correspondiendo a marzo, agosto y setiembre la máxima intensidad (superior a 25 km/h, en promedio). En el semestre invernal (marzo a agosto) pueden registrarse ráfagas superiores a 150 km/h, observándose vientos fuertes (iguales o superiores a 43 km/h) durante casi todo el año, con una frecuencia mayor a 20 días por mes, en promedio





    Niebla

    La niebla es un fenómeno frecuente en esta Base, la cual se caracteriza por una frecuencia media anual de días con niebla igual a 110. Excepcionalmente, esta frecuencia puede elevarse a 252 días, como ocurrió en el año 1987, ó disminuir a tan sólo 30 días, como en el año 1963.




    Nieve

    Debido al clima frío y a la elevada humedad relativa, la ocurrencia de nieve es muy frecuente en esta región. La frecuencia media de días con nieve alcanza un mínimo en el mes de febrero, con sólo 14 días, y un máximo en mayo, con 22 días. A su vez, el número medio de días con nieve en el año asciende a 227, pudiendo llegar a 286, como en ocurrió en el año 1966.



    Frecuencia de días con Cielo Cubierto y Cielo Claro

    La ubicación latitudinal de esta Base, inmersa en el cinturón subpolar de bajas presiones, hace que la frecuencia de días con cielo cubierto sea muy alta, particularmente durante el verano (29 días al mes en diciembre y enero). En el invierno, esta frecuencia es algo menor: 20 días al mes en junio y julio. Como es de esperar, los cielos claros son casi inexistentes durante la mayor parte del año, excepto en el período mayo-octubre cuando la frecuencia mensual oscila entre 1 y 3 días.




    BASE SAN MARTÍN 

    La base se encuentra ubicada en el islote Barry, perteneciente al grupo de islotes Debenham, en la bahía Margarita; ésta se abre sobre la costa oeste de la península Antártica, encerrada entre la isla Belgrano, la costa Falliéres y la isla Alejandro I. Si bien esta bahía es amplia y de aguas profundas, su acceso es muy difícil durante la mayor parte del año a causa de la espesa capa de hielos que la cubre.

    En esta zona, muy poco frecuentada a causa de las dificultades que ofrece a la navegación, existen varios grupos de islas, islotes, rocas y arrecifes que dibujan una red de canales y fiordos, generalmente helados.

    Aspectos Climáticos

    El rasgo climático más significativo de la zona es la violencia de los vientos, con velocidades que sobrepasan los 150 km/h y soplan, a veces, durante cinco a seis días seguidos, imposibilitando permanecer al aire libre. Además, el régimen tan especial de sus hielos permite la entrada de barcos solamente en una época del año. 

    Temperatura

    El régimen térmico se caracteriza por una onda anual simple que presenta un mínimo en agosto, con una temperatura media de -11.8°C, y un máximo en enero, con un valor medio de 1.6ºC. En el verano (diciembre, enero y febrero), la temperatura máxima media es de 3.5ºC, mientras que la mínima es de -1.2ºC. No obstante, durante esta estación del año, las marcas térmicas pueden alcanzar, excepcionalmente, los 13.7ºC como en el año 1985, o descender hasta –14.6ºC, como en el año 1981. En invierno (junio, julio y agosto), la temperatura máxima media es de –6.0ºC, mientras que la mínima media es de –15.5°C. No obstante, durante esta estación del año las marcas térmicas pueden ascender hasta 8.7ºC, como en el año 1984, o descender hasta –41.2ºC, como en el año 1987.




    En el gráfico superior se presentan las temperaturas máximas medias (rojo), medias (amarillo) y mínimas medias (azul), para el período 1961-1990. 

    El asterisco (*) a la derecha del nombre, indica que se utilizó un período más corto dentro de 1961-1990 dado que no se contaba con información completa dentro del mismo.


    Viento

    En general, la intensidad media del viento presenta poca variación durante la mayor parte del año, con un promedio anual de 19.9 km/h. Se pueden registrar ráfagas superiores a 250 km/h en julio, y a 300 km/h en noviembre. En el resto del año, es común observar vientos rafagosos superiores a 150 km/h.





    Niebla 

    La frecuencia media anual de días con niebla es igual a 38, si bien esta frecuencia puede elevarse a 113 días al año, como ocurrió en el año 1987, o disminuir a 3 días, como en el año 1990. Esto evidencia la gran variabilidad de este fenómeno a lo largo del año. A nivel mensual, las mayores frecuencias de ocurrencia de niebla se observan entre junio y octubre.



    Nieve

    La frecuencia de días con nieve es mínima de diciembre a febrero (9 días en promedio) y máxima entre julio y setiembre (del orden de los 17 días).





    Frecuencia de días con Cielo Cubierto y Cielo Claro

    La frecuencia media anual de ocurrencia de días con cielo cubierto es 242. A nivel mensual, la frecuencia es mínima en el otoño y comienzos del invierno, y máxima en en la primavera y comienzos del verano. El tipo predominante de nubes es la baja estratiforme. Con respecto a los días con cielo claro, el valor medio anual es de tan sólo 33 días, pudiendo llegar a un máximo de 44 días, como en 1987. A nivel mensual, la frecuencia media de días con cielo claro no supera los 4 días.





    BASE ESPERANZA

    Aspectos Climáticos

    Bahía Esperanza constituye un puerto relativamente abrigado y de aguas profundas. Como el resto de la península, posee un clima polar, azotado con regularidad por fuertes vientos que suelen descender del glaciar que cierra el fondo de la bahía. Estos vientos, que pueden superar los 250 km/h, arrastran mucha nieve, reduciendo la visibilidad. 

    Temperatura

    El régimen térmico se caracteriza por una onda anual simple que presenta un mínimo en junio, con una temperatura media igual a –10.9ºC, y un máximo en enero, con un valor medio de 0.5ºC. Cabe señalar que el valor medio del mes de julio es muy próximo al de junio y el de enero al de diciembre, pudiéndose considerar ambos pares de meses como los más fríos y más cálidos, respectivamente. En el verano (diciembre, enero y febrero), la temperatura máxima media varía entre 2.6ºC y 3.2ºC mientras que la temperatura mínima media oscila entre –2.9ºC y –1.8ºC. Durante esta estación del año las marcas térmicas pueden llegar a 14.8ºC, como ocurrió en 1978, o descender hasta -12.0ºC, como en el año 1985. Según el archivo de fenómenos meteorológicos y climáticos extremos de la Comisión de Climatología de la OMM, la base Esperanza mantiene el récord de la temperatura más alta (17,5 °C) del "continente antártico" (definido como la masa continental principal e islas adyacentes). En invierno, las temperaturas máximas medias son del orden de –6.0ºC mientras que las mínimas medias son del orden de –15.0ºC. Sin embargo, en forma excepcional, la temperatura puede ascender hasta 13.0ºC, como en 1975 o descender hasta -32.3ºC, como en 1975).


    En el gráfico superior se presentan las temperaturas máximas medias (rojo), medias (amarillo) y mínimas medias (azul), para el período 1961-1990. 
    En el gráfico inferior se presentan la cantidad de días con precipitación mayor o igual a 0.1 mm (rombos verdes) y el total acumulado de precipitación mensual (barras azules), para el período 1961-1990. 

    El asterisco (*) a la derecha del nombre, indica que se utilizó un período más corto dentro de 1961-1990 dado que no se contaba con información completa dentro del mismo.

    Viento

    Los meses menos ventosos son diciembre y enero (20 a 22 km/h), correspondiendo a mayo, julio, agosto y septiembre la máxima intensidad (superior a 30 km/h). En los meses de abril y mayo pueden registrarse ráfagas superiores a 250 km/h. En términos generales, se observan vientos fuertes (iguales o superiores a 43 km/h) en todos los meses del año. Los mismos se pueden registrar con una frecuencia media mayor a 15 días por mes.



    Frecuencia de días con Niebla

    La niebla no es un hidrometeoro muy usual y se presenta con una frecuencia media mensual de 5 ó 6 días, excepto en el mes de febrero, en el cual este valor es mínimo (3 días). La frecuencia media anual es de 65 días si bien puede elevarse a 260 días al año, como ocurrió en el año 1985, o bien disminuir a 2 días, como en el año 1963. Esto muestra la gran variabilidad de este parámetro.



    Nieve

    La frecuencia media anual de días con nieve es 181. A lo largo del año, la ocurrencia de este fenómeno es cuasi-constante (13 a 16 días, en promedio), con un mínimo de 13 días en el mes de junio .



    Frecuencia de días con Cielo Cubierto y Cielo Claro 

    La frecuencia media de días con cielo cubierto es alta en verano (23 días en enero) y moderada en los meses invierno (13 en promedio). En cuanto a la frecuencia de días con cielo claro, la misma es baja durante todo el año, oscilando entre 1 y 5 días al mes.





    BASE MARAMBIO 

    La isla Marambio se encuentra situada sobre el mar de Weddell, en 64º14'S y 56°38'W, a 196 m sobre el nivel del mar, muy cerca del extremo norte de la península Antártica. La misma forma parte del grupo de islas que rodean a la isla Ross. Marambio está al noreste de la isla Cerro Nevado.

    Aspectos Climáticos

    La Base Marambio presenta un clima riguroso, caracterizado por temperaturas medias que rara vez superan los 0°C y fuertes vientos. Ambos factores disminuyen la sensación térmica por el efecto de enfriamiento del viento, lo cual se acentúa principalmente en los meses de julio y agosto. No obstante, la rigurosidad del invierno a veces se ve interrumpida por algunos días con temperaturas superiores a 0°C. Este fenómeno generalmente se produce vinculado a dos situaciones sinópticas: una asociada al ingreso de una masa de aire relativamente templada desde el noreste, casi siempre con ocurrencia de nieblas y cielos cubiertos; la otra, más frecuente, cuando ingresa una masa de aire desde el noroeste, traspasando el cordón montañoso que conforma la península, y da lugar a la aparición de un viento semejante al Zonda, asociado generalmente a cielos parcialmente cubiertos.

    Temperatura

    El régimen térmico presenta una onda anual simple, en la cual la menor temperatura media se observa en junio (–15.1ºC) y la mayor en diciembre (-1.7ºC). En el verano (diciembre, enero y febrero), la temperatura máxima media se eleva a 0°C, mientras que la mínima media es de -4.2°C. No obstante, durante esta estación del año, las temperaturas pueden alcanzar 15.2ºC como acaeció en el año 1974, o descender hasta –15.6ºC como ocurrió en el año 1975. En invierno (junio, julio y agosto) la variación mensual es pequeña: las temperaturas máximas medias son del orden de -11ºC mientras que las mínimas medias son del orden de –19ºC. Durante esta estación del año, las marcas térmicas pueden alcanzar los 10.5ºC, como en el año 1973, o descender hasta –38.3ºC, como en el año 1972.

    En el gráfico superior se presentan las temperaturas máximas medias (rojo), medias (amarillo) y mínimas medias (azul), para el período 1961-1990. 
    El asterisco (*) a la derecha del nombre, indica que se utilizó un período más corto dentro de 1961-1990 dado que no se contaba con información completa dentro del mismo.

    Viento

    Los meses menos ventosos son diciembre y enero (28 km/h, en promedio), correspondiendo a abril, julio y septiembre la máxima intensidad (38 a 39 km/h, en promedio). En el semestre invernal (marzo a agosto) pueden registrarse ráfagas superiores a 220 km/h, observándose vientos fuertes (iguales o superiores a 43 km/h) durante casi todo el año. Excepto en el verano, la frecuencia media de días con viento fuerte es superior a 20 días, en promedio.








    Frecuencia de los días de niebla

    La niebla es un fenómeno muy frecuente. A lo largo del año, la mayor frecuencia media se observa en los meses de diciembre y enero (16 a 19 días) y la menor frecuencia entre junio y septiembre (9 a 11 días).




    Nieve

    La ocurrencia de precipitación en forma de nieve es más frecuente en el semestre octubre a marzo. En enero, esta frecuencia se eleva a 16 días mientras que en agosto sólo es de 7 días, en promedio.





    Frecuencia de días con Cielo Cubierto y Cielo Claro

    Puede observarse que, durante todos los meses del año, predominan los días con cielo cubierto, caracterizados por nubosidad estratiforme. La máxima frecuencia media de cielo cubierto se observa durante el verano: 24 días, en promedio, en diciembre y enero; contrariamente, la mínima frecuencia tiene lugar entre junio y septiembre, con 10 a 11 días, en promedio.





    BASE BELGRANO II

    Cerca del punto en el que se unen la barrera de hielos Filchner y el continente, emergen dos pequeñas masas de granito, Nunatak Moltke y Nunatak Bertrab. En esta última se encuentra la Base Belgrano II, al sur de 77°S.

    Aspectos Climáticos

    Los rasgos climáticos más significativos de la zona son: por un lado las bajas temperaturas que no suelen superar 0°C, debido a que la Base está rodeada por la barrera de hielos Filchner, y por otro la violencia de los vientos, con velocidades que sobrepasan los 150 km/h por hora.


    En el gráfico superior se presentan las temperaturas máximas medias (rojo), medias (amarillo) y mínimas medias (azul), para el período 1961-1990. 
    El asterisco (*) a la derecha del nombre, indica que se utilizó un período más corto dentro de 1961-1990 dado que no se contaba con información completa dentro del mismo.
    Temperatura

    El régimen térmico se caracteriza por una onda anual simple que presenta un mínimo en agosto, con una temperatura media de –19.7ºC, y un máximo en enero, con un valor medio de -2.4ºC. En el verano (diciembre, enero y febrero), la temperatura máxima media es de -1.2ºC mientras que la temperatura mínima media es de –7.7ºC. No obstante, durante esta estación del año, las marcas térmicas pueden, excepcionalmente, ascender hasta 8.0ºC (como en el año 1986) o descender hasta –19.7ºC (como en 1987). En invierno (junio, julio y agosto), la temperatura máxima media es de –15.9°C mientras que la mínima media es de –23.6ºC. En forma excepcional, las marcas térmicas pueden ascender hasta -3.6ºC (año 1987) o descender hasta –45.0ºC (año 1985).

    Viento

    Los meses menos ventosos son diciembre y enero (10 a 12 km/h, en promedio), mientras que los más ventosos tienen lugar en el período junio a setiembre (superior a 19 km/h, en promedio). En mayo, agosto y setiembre pueden registrarse ráfagas superiores a 210 km/h.



    El número medio de días al año en los que se registran vientos fuertes (superiores a 43 km/h) es del orden de 130. A lo largo del año, la mayor frecuencia de días con viento fuerte tiene lugar entre mayo y octubre.



    Frecuencia de los días de niebla

    La niebla no es un fenómeno muy frecuente, siendo el número medio de días al año en los que se registran nieblas del orden de 40 días. Esta frecuencia puede elevarse a más de 140 días al año (146 días en el año 1986) ó disminuir a 12 días (como aconteció en el año 1988). Las menores frecuencias se presentan entre junio y agosto, y alcanzan a tan sólo 1 día, en promedio.



    Frecuencia de los días de nieve

    La frecuencia media de días con nieve es cuasi-constante durante el año y alcanza el máximo entre enero y abril (13 a 14 días). En el año, el número medio de días con nieve asciende a 143 días, pudiendo llegar a 194 días, como ocurrió en el año 1985.






    Frecuencia de días con Cielo Cubierto y Cielo Claro

    La frecuencia media anual de días con cielo cubierto es de 162. A lo largo del año, la frecuencia disminuye a principios del otoño y aumenta en primavera. Con respecto a los días con cielo claro, en el año se totalizan 91 días, en promedio, con un máximo de 110 días al año, registrado en 1988.



    Fuentes
    SMN, Servicios Climáticos, Información gráfica de Temperatura y Precipitación por provincias, disponible en http://www3.smn.gov.ar/serviciosclimaticos/?mod=elclima&id=4

    SMN, Servicios Climáticos, Información gráfica de Temperatura y Precipitación en la Antártida Argentina, disponible en http://www3.smn.gov.ar/serviciosclimaticos/?mod=elclima&id=5&var=antartida&fbclid=IwAR2KqTyngFyY0avmC0aakQxbCUsT5x1hxmxdj0MV0A_6-uP_zl9D8RySel8

    SMN, Servicios Climáticos, Clima en Argentina, Base Belgrano II, disponible en http://www3.smn.gob.ar/serviciosclimaticos/?mod=elclima&id=66

    SMN, Servicios Climáticos, Clima en Argentina, Base Marambio, disponible en http://www3.smn.gob.ar/serviciosclimaticos/?mod=elclima&id=69

    SMN, Servicios Climáticos, Clima en Argentina, Base Orcadas, disponible en http://www3.smn.gob.ar/serviciosclimaticos/?mod=elclima&id=68

    SMN, Servicios Climáticos, Clima en Argentina, Base San Martín, disponible en http://www3.smn.gob.ar/serviciosclimaticos/?mod=elclima&id=70

    SMN, Servicios Climáticos, Clima en Argentina, Base Esperanza, disponible en http://www3.smn.gob.ar/serviciosclimaticos/?mod=elclima&id=67

    SMN (2018), Récord de temperatura en la Antártida, 4-mayo-2018, consultado el 20 de marzo de 2019, en https://www.smn.gob.ar/noticias/r%C3%A9cord-de-temperatura-en-la-ant%C3%A1rtida

    Hablemos del Cambio Climático Global

    ¿QUÉ ES EL CAMBIO CLIMÁTICO?





    ¿CUÁL ES LE APORTE DE ARGENTINA PARA MITIGAR ESTE PROBLEMA AMBIENTAL?




    ¿Qué es el Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero? 
    video de Colombia que explica este tema de manera sencilla y didáctica



    Capacitación sobre adaptación al Cambio Climático


    Capacitación sobre Inventario de Gases de Efecto Invernadero













    Medidas de Mitigación





    Y LA POBLACIÓN EN GENERAL ¿QUÉ PUEDE HACER?

    Calcular las propias emisiones en relación a las acciones cotidianas mediante una calculadora diseñada para tal fin y elegir cómo disminuir según sus resultados las propias emisiones

     Calculadora del Carbono para la población argentina 

    Para ampliar este tema recomiendo: